SIN INVERSIONES, CRECE LA FRAGILIDAD DE LA RED ELÉCTRICA EN LA ZONA SUR

Los incendios en Collón Cura que sacaron de servicio un tendido de alta tensión pusieron en evidencia que las instalaciones no están a la altura de la demanda.

Más de 200.000 personas que viven en el sur de Río Negro y Neuquén pueden quedarse sin energía durante horas sin que los esfuerzos de las empresas que prestan en servicio en cada ciudad ayuden en nada a la recuperación del servicio. Cuando el abastecimiento es uno solo y en un solo sentido, una red eléctrica es muy poco confiable.

El asunto es sensible, especialmente a tan poco tiempo de una elección como la que este domingo definirá quién gobernará Río Negro hasta 2023.

Los actores privados y públicos del sistema, empresas y gobernantes, no quisieron ayer hablar sobre las consecuencias del incendio de pastizales en la zona de Collón Cura, por donde pasa la línea de extraalta tensión (500 kilovoltios, kV) Alicura-Piedra del Águila: seis horas de corte de electricidad en San Martín de los Andes, Junín de los Andes, Pilcaniyeu, Comallo, Clemente Onelli, Jacobacci, Maquinchao, Los Menucos, Sierra Colorada, Dina Huapi y la mayor parte de Bariloche.

Lo que siempre es un punto muy negativo se transformó el martes y miércoles en un beneficio: Villa Traful y Villa La Angostura tuvieron electricidad porque no están interconectados y dependen de la generación aislada con gasoil, una opción cara y contaminante.

Toda la zona tiene un solo punto de abastecimiento: la estación transformadora Alicura, que está cerca de la central hidroeléctrica que se llama igual, pero es abastecida desde Piedra del Águila, un detalle de la red que muestra una mayor fragilidad.

Por eso se cortó el suministro: el fuego afectaba el tramo de 500 kV (500.000 voltios) Piedra del Águila-Alicura.

Otro serio problema de la red: la estación transformadora no puede abastecerse de la central hidroeléctrica Alicura, una fuente enorme de energía para el tamaño de la población, porque no hay en las instalaciones reguladores que permitan soportar la potencia en la que entrega la usina hidráulica. “Sería como poner un grupo electrógeno de 1 megavatio (MW) para darle luz a una casa: estalla todo”, resumió un especialista de una de las empresas que actúan en el sistema.

Inversión

23.000.000 de dólares es la inversión necesaria para la segunda línea a Bariloche y la interconexión de La Angostura.

www.rionegro.com.ar