CARLOS CIAPPONI: CON ALBERTO FERNÁNDEZ, SE ALINEARON LOS PLANETAS EN CALF

Para el nuevo gobierno nacional, la energía es un servicio esencial “y ahí estamos en sintonía absolutamente”, dijo el reelecto presidente de la institución que distribuye energía en la ciudad de Neuquén. Habló de las elecciones y expresó que el precio de la tarifa en la capital “es suficiente”.

l reelecto presidente de la cooperativa eléctrica CALF, Carlos Ciapponi, afirmó que para el gobierno que encabeza Alberto Fernández “la electricidad no es una mercancía de cambio, como lo era para el otro, sino un servicio esencial, y su costo tiene que estar vinculado a la capacidad del salario de los usuarios”, y remarcó que «ahí estamos en sintonía absolutamente».

En diálogo con , luego de haber sido reelegido en el cargo con amplio margen de diferencia, el dirigente consideró que «en Neuquén capital la tarifa es suficiente» y agregó que «solo puede haber un ajuste si tenemos en cuenta el proceso inflacionario», al tiempo que aseguró que las subas que aplicó el gobierno anterior deben ser revisadas «porque está rota la cadena de pagos».

Sobre la deuda que la distribuidora de electricidad neuquina mantiene con Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico, Sociedad Anónima), remarcó que el pasivo es de solo «dos meses y medio», y confió en que las nuevas autoridades nacionales van a revisar el aumento y la metodología que aplican para las multas y los intereses.

Ciapponi se refirió también al triunfo que obtuvo el domingo la lista Celeste y Blanca, que lo ratificó al frente de la cooperativa, y dijo que el respaldo tan contundente se debe a que «la gente se ha sentido defendida cuando tuvimos el embate del tarifazo».

Explicó que en última votación municipal su sector apoyó al candidato del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Mariano Gaido -a la sazón ganador de la elección y ahora intendente-, porque «era el que mejor entendía las necesidades de CALF», y adelantó que ambos van a hacer un aporte para contribuir a la realización de la importante obra eléctrica que necesita la Universidad Nacional del Comahue para su normal funcionamiento.

-¿A qué cree que se debe el triunfo tan contundente que obtuvo la lista que lo ratifica al frente de la conducción de CALF?

-En el distrito obtuvimos 82 de 92 delegados, o sea que estamos cerca del 90%. Fue tremenda la elección, ganamos en todos los circuitos. La mejora en el servicio de la distribuidora eléctrica y del servicio de sepelios juega un papel importante porque la gente mira eso, que es lo que necesita todos los días. Funcionando eso de manera buena, después la gente mira otras cosas. Creo que semejante resultado no se explica por ningún otro motivo que ese. La gente se ha sentido defendida cuando tuvimos el embate del tarifazo y esa actitud tan agresiva que le hizo tanto daño a los bolsillos de los argentinos, y los puso en una situación tremendamente incómoda. Independientemente de que en algún momento nos obligaron a terminar aplicando el aumento porque si no se generaba una situación que iba a ser más difícil de manejar después, la gente reconoció esa postura, sintió que efectivamente estamos del lado de los usuarios. Lo pasamos muy mal, el gobierno nacional fue muy agresivo con nosotros en forma institucional y conmigo en forma personal, porque me hizo demandas por declaraciones que yo hice respecto de cómo calculaban el precio y que me parecía que era un saqueo, o cuando critiqué que no hacían inversiones. Por suerte, no hay mal que por bien no venga, el apagón los dejó expuestos y se mostró que lo que yo estaba anticipando se cumplió y la gente entendió que no éramos nosotros los que aumentábamos. Además habíamos tenido el coraje de ponernos frente al poder económico, no tanto al gobierno nacional sino a los sectores de poder, y la gente se sintió contenida y en esta elección lo puso de manifiesto.

-¿Qué cosas quedan pendientes?

-Desde el punto de vista de la distribuidora eléctrica, no mucho. Cuando se termine la obra de (el barrio) Copol, que es esa estación gigante frente a Alta Barda, nosotros construimos un par de líneas de 33 (megavatios), y tenemos asegurado el abastecimiento y la provisión de energía por 10 años. Falta incorporar algo de tecnología para perfeccionar la aplicación para facilitarles los trámites a los vecinos; construir las tres salas velatorias, que ya es un hecho porque ya tenemos los proyectos aprobados y vamos a empezar en febrero con la construcción; y algunos proyectos emblemáticos, como la base operativa nueva. Y esperamos poder arrancar este año con la construcción del nuevo edificio para CALF porque la casa habla de uno, y la verdad es que las instalaciones que tenemos son muy anticuadas. Además vamos a profundizar el trabajo conjunto con la Universidad Nacional del Comahue y con todas las fundaciones con las que tenemos vinculación ahora.

-La universidad necesita una importante obra para abastecer de energía fundamentalmente a los nuevos edificios que se han construido. ¿Hay posibilidades de que CALF haga con ellos algún convenio de colaboración?

-Nosotros siempre estamos atentos a las necesidades de la Universidad pero esa es una obra que tiene un costo significativo. Estamos en conversaciones con el intendente (Mariano Gaido), que también quiere colaborar con la Universidad en ese tema, y nosotros vamos a hacer nuestro aporte pero se trata de una obra de un presupuesto importante que no estamos en condiciones de hacerlo solos. Algún aporte podemos hacer pero no todo. Sabemos cuál es la situación de nuestra universidad pública, que la han desfinanciado y por eso tiene estas dificultades, pero nosotros también tenemos las nuestras así que tenemos que ser muy equilibrados. La voluntad está porque la educación también es un tema que nos interesa. Defender nuestra universidad pública nos interesa, así que vamos a estar ahí seguramente.

-¿En qué va a consistir el acuerdo que está por firmar con Gaido?

-Es un precontrato de concesión. Faltan pulir algunos detalles respecto del cuadro tarifario y el control de la calidad del servicio pero está súper avanzado. Ese es un anuncio que va a hacer el intendente. La relación es completamente distinta de la que teníamos con el gobierno anterior. Es más, dos integrantes del equipo de CALF hasta el 10 de diciembre pasaron a formar parte del equipo de Gaido (Santiago Morán y Jorge Rey). Nosotros hicimos una incursión en la arena electoral acompañando al intendente y lo hicimos porque entendimos que Gaido era el que mejor entendía las necesidades de CALF y por eso lo acompañamos.

-¿Cuál es la situación de CALF respecto de la deuda con Cammesa?

-Se ha hablado mucho de la deuda de CALF y se ha mentido más. Nosotros debemos dos meses y medio, nada más. Nosotros no estamos dispuestos a pagar cualquier cosa que a ellos se les ocurra cobrarnos con los intereses o las tasas de interés, que son inconstitucionales. Habíamos encapsulado la deuda y estábamos gestionando, a través del ministerio del Interior, una metodología de pago en 60 cuotas que podía ser aceptable. Pero el tiempo fue corriendo, tuvimos un cambio de gobierno y ahora la condición cambia absolutamente. Estoy dándoles algo de tiempo a las nuevas autoridades para que se acomoden en sus despachos. Pero (el secretario de Energía recién asumido) Sergio Lanzioni era ministro de Energía de Misiones y él padeció más a Cammesa que yo o que CALF, así que entiende perfectamente cuál es la situación y seguramente nos vamos a poner de acuerdo de que lo que hicieron fue una verdadera injusticia. Nos cobraron por la energía eléctrica lo que no vale, y hay que revisar el aumento y la metodología que aplican para las multas y los intereses. Para este gobierno la electricidad no es una mercancía de cambio, como lo era para el otro, sino un servicio esencial y su costo tienen que estar vinculado a la capacidad del salario de los usuarios. Ahí estamos en sintonía absolutamente. No pedimos que nos regalen nada, nosotros queremos pagar por la energía que nos entregan pero un precio razonable y justo, y que no nos extorsionen con demandas como lo hizo la anterior conducción de Cammesa, que por suerte cambió cien por ciento.

-¿Considera que el precio actual de la tarifa eléctrica está equilibrado?

-Sólo puede haber un ajuste si tenemos en cuenta el proceso inflacionario. En Neuquén capital la tarifa es suficiente. Si hay algo que corregir lo tenemos que hacer nosotros porque tenemos un desequilibrio en el cuadro tarifario porque quedó viejo, pero eso es una responsabilidad local. Lo que no puede ocurrir es que el costo de la materia prima de la energía eléctrica se lleve hoy como se lleva casi el 70% del presupuesto. No hay manera de que sobreviva ninguna distribuidora si esto es así. Menos si el dinero que recaudan después no lo usan para lo que debe ir, como las obras. El dinero que les sacaron a los vecinos fue a parar a 4 o 5 cuentas corrientes, nada más.

-En reuniones con funcionarios nacionales, ¿pudo hacer aportes?

-Me reuní antes de que fueran funcionarios, con parte del equipo técnico. Mi vínculo fuerte es con el diputado nacional Darío Martínez, que preside la comisión de Energía de la Cámara de Diputados, y que además siempre ha tenido un comportamiento de preocupación hacia la vida de CALF y nos ha acompañado en todos los reclamos, sobre todo en los momentos difíciles. Él es nuestro vínculo natural y a través de él hacemos nuestros aportes.

– ¿Cuáles cree que deberían ser las primeras medidas a tomar por el gobierno en relación a la política energética?

-En principio, el peor servicio es el que no se da. Después, hubo una serie de fondos que son difícil de comprender para el usuario en general, que se llaman de convergencia, que se los entregaron discrecionalmente y favorecieron a las grandes distribuidoras. Creo que por ahí va la política de Axel Kicillof: reglas del juego claras para todas las distribuidoras, hacer más eficiente el costo de la generación. Por un megavatio que sale de Planicie Banderita la secretaría de Energía sólo paga 12 dólares, y cuando me lo devuelve a mí me lo devuelve a 76 dólares. ¡Mire si hay mucho para mejorar! Creo que hace falta una inversión del sector privado y el gobierno puede obligar al sector privado a hacerlo, aplicando las medidas correctivas que prevén las leyes y la regulación. El control tiene que estar presente. Acá miraron par otro lado demasiado tiempo.

www.vaconfirma.com.ar