USO RESPONSABLE DE LA ENERGÍA ELÉCTRICA

La energía eléctrica es un recurso que debe ser  utilizada por los usuarios de manera responsable y solidaria, evitando su derroche. Para poder hacerlo, debemos cambiar ciertas hábitos y costumbres en nuestros actos cotidianos, sobre todo en aquellos sectores que no están regularizados los cuales hacen un uso inadecuado de la electricidad.

Hay varias pautas que tener en cuenta y llevar a cabo un uso responsable de la electricidad:

Controlar el correcto funcionamiento de los artefactos eléctricos y de las instalaciones de su propiedad. Una instalación en malas condiciones desperdicia energía, puede dañar sus artefactos y es factor de riesgo para los habitantes del lugar.electrodomésticos

Utilizar células fotoeléctricas para controlar la iluminación externa.

Regular la temperatura del equipo de Aire Acondicionado en 24 grados. Evitar su encendido si no se está en el lugar.

Colocar burletes en puertas y ventanas.

Utilizar lámparas de bajo consumo en todos los ambientes.

No sobrecargar un tomacorriente y evitar el uso de triples, reemplazándolos por zapatillas.

No guardar descargaalimentos calientes en la heladera.

Utilizar el lavarropas cuando se alcance la cantidad recomendada por el fabricante.

Desenchufar las herramientas y artefactos eléctricos que no estén en uso, tomándolos siempre desde la ficha y no tirando del cable.

El uso responsable de la energía eléctrica es clave para disminuir cualquier tipo de emergencia ante una ola de calor.

Todo esfuerzo individual y colectivo dirigido a reducir el gasto innecesario de la electricidad es fundamental. Las prácticas y acciones que se implementan en una casa, institución, oficina o fábrica, para evitar el derroche energético, contribuyen sustantivamente y tienen el beneficio adicional de ahorrar dinero de la factura de electricidad de los socios-usuarios.