SORPRESA POR BAJOS PRECIOS EN OFERTAS POR OBRAS PARA YACYRETA

Yacireta

El directorio ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) abrió ayer los sobres económicos para la licitación de una obra civil en Yacyretá, que permitirá aumentar en un 9% la electricidad que entrega la represa hidroeléctrica. Entre los cinco consorcios precalificados, la mejor oferta fue un 46% más baja que lo estimado.

El oferente 7, ATE Aña Cua ART, integrado por la constructora multinacional italiana Astaldi, la brasileña Rovela y la paraguaya Tecnoedil propuso un presupuesto de u$s 193,2 millones para llevar adelante la obra civil y determinadas partes electromecánicas en el brazo Aña Cua del Río Paraná.

Según había calculado la EBY a través de consultores privados, la obra civil podría costar unos u$s 360 millones. La oferta más cara estuvo casi en esa línea: fue la del oferente 4, un consorcio formado exclusivamente por las argentinas Techint, Roggio y Panedile, que pidieron u$s 318,9 millones.

La licitación internacional 670 concluirá con la adjudicación en unos 90 días (aproximadamente a mediados de junio), cuando se termine de analizar el cumplimiento y la consistencia de los requisitos exigidos a los cinco oferentes. La EBY, conducida en Argentina por el misionero Martín Goerling y en Paraguay por Nicanor Duarte Frutos, evaluará las cotizaciones de las ofertas, el programa de inversiones, la estructura de costos y las certificaciones.

Además de los citados oferentes, en esta licitación compiten los consorcios conformados por la italiana Salini Impregilo y las argentinas Cheddiak y Iatasa (u$s 240,3 millones); el que integran la brasileña Malucelli, la paraguaya Talavera Ortellado y la argentina Cartellone (u$s 225,1 millones); y el que formaron Power China con SACDE (u$s 274,9 millones), la constructora que el empresario Marcelo Mindlin le compró a Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri.

Sigue la polémica

Por otro lado, la licitación para la obra de equipamiento electromecánico continúa con polémica. Los dos consorcios precalificados siguen en una guerra mediática por quedarse con un negocio de entre u$s 100 y 120 millones.

Ayer la argentina IMPSA (que Enrique Pescarmona le vendió a sus acreedores), asociada en Araverá con Power China y la paraguaya Consorcio de Ingeniería Electromecánica (CIE), denunció que existe preferencia por la alemana Voith Hydro, que presentó una oferta 16% más barata. De ser así, “el impacto a la ya golpeada industria metalmecánica nacional va a ser muy importante”.

La EBY está licitando la provisión de tres turbinas tipo Kaplan de 92 MW cada una (276 MW de potencia total) para utilizar en la margen izquierda del brazo Aña Cua del Río Paraná, ubicado frente a la localidad argentina de Ituzaingó (Corrientes) y la paraguaya Ayolas.

A través del brazo Aña Cua corre agua a una velocidad de entre 1000 y 1500 metros cúbicos por segundo (m3/s) o entre 3,6 y 5,4 millones de litros por hora. El salto hidráulico es de 20 metros.

Después de décadas de idas y vueltas, Yacyretá empezó a generar energía en 1994. Tiene una potencia instalada de 4050 MW con 20 turbinas, que tienen una capacidad de generar 19.080 GWh. Ayer a la tarde, según figuraba en su página web, estaba entregando 2500 MW de potencia, una cifra que varía de acuerdo al caudal del agua que baja en los ríos brasileños, donde nace el Paraná.

www.cronista.com