RÍO NEGRO (EDERSA): POR LA PRESIÓN DE LA CASA ROSADA, LA PROVINCIA ACTUALIZARÁ LA TARIFA ELÉCTRICA

Edersa

La distribuidora rionegrina Edersa no está pagando la energía que le suministra Cammesa porque Río Negro tiene pisadas las tarifas. El gobierno un informe que respalda la posición del grupo Neuss, que podría ir al Ciadi en caso de que la provincia no actualice sus cuadros tarifarios. La gobernación cedió y convocó a una audiencia pública para mediados de julio.

La distribuidora eléctrica Edersa, que brinda servicio en la provincia de Río Negro, no está pagando la energía que todos los meses le suministra la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Argentino (Cammesa).

La empresa controlada por el grupo que encabeza el empresario Jorge Neuss argumenta que no puede hacer frente a ese compromiso porque el gobierno provincial no le actualiza la tarifa en linea con el inflación registrada sobre los insumos que definen la estructura de costos de la empresa.

Como la deuda con Nación crece, la secretaría de Energía que conduce Gustavo Lopetegui le solicitó a la firma Tecnolatina la realización de un informe de auditoría para determinar si efectivamente lo que dice la empresa es cierto. El 8 de abril la

consultora entregó los resultados técnicos de su trabajo, que están en línea con los argumentos que esgrime la distribuidora.

Tecnolatina compara en su informe los aumentos de tasas y servicios provinciales, el incremento en los precios de materiales y en las tareas que realizan los contratistas, dejando en evidencia el atraso de la tarifa de Edersa. EconoJournal tuvo acceso a una planilla del informe elaborado por la consultora en la que esos datos quedan en evidencia.

Entre 2016 y 2019, la estatal Aguas Rionegrinas incrementó su tarifa 96%, el impuesto inmobiliario trepó 209% y la tasa de fiscalización de Ente Provincial Regulador de la Electricidad de Río Negro (EPRE), un 138 por ciento.

Materiales como cables, transformadores y medidores aumentaron entre 73 y 217%, el servicio de vigilancia 132, el reparto de las facturas 144, la lectura de medidores 124 y la tarea de las cuadrillas de contratistas 111 por ciento.

En cambio, el Valor Agregado de Distribución de Edersa (sin incluir salarios), que regula en forma directa el estado provincial, retrocedió un 12 por ciento

Esos datos son los que utilizaron el Ministerio del Interior y de la Secretaría de Energía de la Nación para presionar al gobierno provincial sobre la necesidad de autorizar un aumento de tarifas.

«Si los insumos y materiales utilizados por la distribuidora aumentaron, en algunos casos, por encima del 200%, no es posible que la provincia no actualice la tarifa de la distribuidora en una porcentaje similar. Pareciera que la gobernación busca asfixiar a la empresa para generar un quebranto o un cambio de accionistas», interpretó un funcionario del gobierno nacional, que pidió la reserva de nombre.

En última instancia, lo que pretende la Casa Rosada es que Edersa —al igual que otras distribuidoras y cooperativas eléctricas del interior, como las de Mendoza y Chaco— empiece a pagar la energía que le compran a Cammesa. En el caso de Edersa, además, el gobierno nacional impulsa una solución negociada para que los accionistas de la distribuidora no avancen con una nueva demanda millonaria ante el Ciadi.

Cambio de conducta

El 1 de noviembre del año pasado, la Secretaría de Energía, cuando todavía estaba comandada por Javier Iguacel, sacó un comunicado donde aseguró que Cammesa se ofrecía a mediar entre Edersa y Río Negro para tratar de llegar a un acuerdo.

“Hemos hecho una propuesta vinculante al gobierno de la provincia de Río Negro para buscar a una solución para ambas partes. Estamos esperando que la provincia acepte nuestro ofrecimiento», aseguró en ese momento Mario Cairella, gerente general de Cammesa.

La propuesta buscaba desarrollar, a partir de técnicos especializados, un estudio exhaustivo vinculante de la tarifa, a fin de determinar cuál es el valor de la prestación”. El diario de Río Negro informó entonces que el presidente del EPRE, Néstor Pérez, rechazó la propuesta, consideró la intervención como una presión del grupo Neuss y le recomendó a Cammesa que le cobre a Edersa la deuda que mantiene por haber incumplido con el pago de la energía.

Ahora, el gobierno de Weretilneck volvió sobre sus pasos y convocó a audiencia pública para el 18 de julio próximo con el de analizar una revisión extraordinaria de los gastos operativos de la distribuidora.

La audiencia se desarrollará en Cipolletti, como todas las que tuvieron como temario la tarifa de Edersa, desde 2001. Se eligió otra vez el auditorio del sindicato de Luz y Fuerza.

www.econojounal.com