NEUQUÉN TIENE ESQUINAS «TRAMPOSAS» PARA EL TRÁNSITO

Hay mala señalización, cambios de mano o trazados con sorprendentes desvíos. Conductores desatentos o foráneos suelen realizar maniobras riesgosas.

La ciudad tiene esquinas «tramposas» que atentan contra la seguridad de los automovilistas. Escasa visibilidad, cartelería oculta o inexistente, cruces confusos y arterias estrechas son los algunos de los principales problemas que se perciben en el día a día.

El municipio está ejecutando un fuerte programa para mejorar la seguridad vial en la capital, incluso conformó una agencia de seguridad integrada por varios actores sociales, para aplicar medidas tendientes a disminuir los accidentes de tránsito. Incrementó los controles de en todo el ejido y fue implacable con las sanciones para quienes no respetan las normas de tránsito. Se dispuso exigir mayores requisitos para la obtención y renovación de licencias de conducir.

Sin embargo, quedan al menos 10 esquinas donde el riesgo de sufrir una colisión es continua.

Una de ellas es la intersección de Alderete y Entre Ríos. Alderete es de una sola mano hacia el este hasta Entre Ríos, de esa esquina hacia el puente que lleva a Cipolletti el sentido de circulación es doble.

Suele pasar que automovilistas desprevenidos o que son de otra ciudad cruzan Entre Ríos hacia el oeste y se encuentran de frente con vehículos que circulan en sentido contrario. «Habitualmente se escuchan frenadas bruscas o se ven maniobras para girar rápidamente hacia arriba por Entre Ríos», comentó el propietario de un comercio que funciona en esa esquina.

Otras de las esquinas «peligrosas» es Hilario Cuadros y Combate de San Lorenzo. A unos 50 metros de ese lugar la primera calle se divide en dos con una pequeña plaza en el medio. Los conductores que desde el oeste intentan llegar a Combate de San Lorenzo se encuentran con una calle que tiene doble mano. Lo común es mirar para atrás para ver si viene un auto, sin advertir que de frente también se puede transitar.

Calles como Palpalá y Namuncurá también tiene bifurcaciones en las cuales los conductores dudan hacia qué arteria retomar: la falta de señalización produce maniobras riesgosas. Domene es otra calle que al llegar a avenida Olascoaga, su continuación está desplazada al menos 20 metros hacia el sur, en relación al trazado que mantiene en el sector oeste de la avenida.

Mendoza en sus intersecciones con Ministro González y Rivadavia presenta muy poca visibilidad para circular de sur a norte. En esa zona es habitual que haya vehículos estacionados prácticamente sobre la ochava y que dificultan aún más la posibilidad de poder advertir si circula algún rodado de este a oeste.

Fuente: www.rionegro.com.ar