NEUQUÉN: LOS TARIFAZOS EMPUJARON EL INTERÉS POR LAS ENERGÍAS RENOVABLES

Los comercios de la región que ofrecen equipos con tecnologías limpias recibieron un aluvión de consultas. Los costos iniciales todavía son elevados. Las energías renovables dejaron de ser una preocupación de los gobiernos para instalarse en los domicilios particulares. El aumento en las tarifas y una difusión más extendida de estas tecnologías movilizaron todo un nuevo mercado en Neuquén. Claro que aún los costos de instalación siguen siendo algo elevados para el bolsillo común. Pese a que la provincia tiene aprobada una ley de generación eléctrica distribuida, aún la mayoría de las consultas para instalar paneles solares son para viviendas sin servicio eléctrico (casas de campo o fin de semana) o para sectores puntuales de una propiedad como las bombas de profundidad o la climatización de piletas. “Pese a que la inversión inicial puede parecer elevada, con los actuales valores llega a amortizarse en un plazo de entre siete y diez años”, explica Patricio Pérez de Jes Servicios, firma dedicada a la climatización e iluminación. “Los precios de las tecnologías renovables están bajando cada vez más y sus rendimientos también son superiores a los de hace algunos años”, agregó. Instalar un sistema de paneles solares para una vivienda promedio -esto es que no duplique aparatos eléctricos ni tenga equipos de alto consumo como aires acondicionados o microondas- puede costar entre 70.000 y 100.000 pesos. Los valores se reducen si se trata de garantizar consumos puntuales como el sistema de iluminación. Una bomba de profundidad para sacar agua de perforación, alimentada con un kit solar, puede costar unos 30.000 pesos. Su equivalente tradicional suma unos 15.000 pesos más, pero tiene un mayor rendimiento. Desde la firma Vital explicaron que instalar un sistema de climatización para piletas con un equipo solar -a través de mangueras- puede costar lo mismo que una caldera (unos 45.000 pesos) pero no tiene costos de consumo. Desde la empresa de baterías Leimat confirmaron que el nivel de consultas para instalar equipos alternativos creció en los últimos meses. Sin embargo señalaron que los más interesados son aquellos con viviendas donde la electricidad de red no llega. “También tenemos consultas de viviendas en la ciudad e incluso de edificios”, aclaró un vendedor. La proyección del mercado pasa por la generación distribuida. Esto significa que una vivienda pueda generar su propia energía pese a estar conectada a la red. A fin de mes se hace un balance, vía un instrumental que debe estar homologado por la distribuidora, para sacar la cuenta de lo generado y lo que se consumió. “La generación distribuida es algo que va en aumento. Todavía la inversión inicial sigue siendo cara pese a que bajaron los precios de los equipos, pero esta nueva modalidad despierta mucho interés”, explicó Gustavo Maidana de Nqn Iluminación Led. Los equipos de energías limpias mejoraron sus rendimientos en los últimos años y también se hicieron más económicos para el público general. En números $70.000 es el punto de partida para instalar un equipo con paneles solares que cubra las necesidades básicas. 2.423 MW es la potencia de energía limpia que se adjudicó en todo el país a través de la licitación RenovAr del gobierno. www.rionegro.com.ar