LOS CHIHUIDOS QUE ESCONDE EL NEUQUÉN

Entre Chorriaca y Chos Malal, en una zona de pedregullos, viento y chivos, el indómito río Neuquén esconde en la virulencia de sus aguas parte de la solución para enfrentar la encrucijada energética del país. Dos proyectos para la construcción de represas están a punto de ser culminados y, con una potencialidad de generación equiparable a la de El Chocón, serán elevados a Nación en 60 días con la esperanza de ser licitados. Mientras aún se aguarda una definición en torno al financiamiento de Chihuido I, también sobre el río Neuquén, los proyectos de las represas de La Invernada y Cerro Rayoso avanzaron a toda máquina y en apenas dos años llevaron a un resultado sorprendente: un potencial de generación anual de 3.800 GWh, y una potencia instalada de 1.120 MW. descarga “A principios de mayo vamos a estar presentando el resultado de los últimos estudios geológicos y dependerá del ministerio de Energía de la Nación si llama a licitación para su construcción o si directamente aporta los fondos para avanzar en los proyectos ejecutivos de estas represas”, contó Elías Sapag, el titular de la empresa del estado neuquino, Emprendimientos Hidroeléctricos (Emhidro). Para el ministro de Energía, Servicios Públicos y Recursos Naturales de Neuquén, Alejandro Nicola, el plan significa “contar con dos nuevos proyectos que están totalmente alineados con la política de energías renovables que impulsa Nación, y que además son dos muy buenos proyectos porque junto al aprovechamiento del agua permitirán también muchos más beneficios como es el potencial turístico que generarían”. Precisamente estas iniciativas, y las que están unos escalones más atrás en la cuenca alta del río formaron parte del discurso que el gobernador Omar Gutiérrez brindó a principios de mes al inaugurar el período de sesiones de la Legislatura. Si bien el potencial del río Neuquén fue originalmente analizado por las ya desaparecidas Agua y Energía de la Nación e Hidronor, los proyectos sobre la cuenca media del Neuquén comenzó a ser estudiados en 2015 a través del Programa de Estudios del Sector Energético (PESE) de la Nación. En ese momento eran cuatro las represas que desde el gobierno provincial se habían sugerido: Pini Mahuida, La Invernada, Huitrín y Cerro Rayoso, de las cuales sólo La Invernada y Cerro Rayoso terminaron siendo seleccionadas por su potencial, en una suerte de autoexclusión de proyectos. Es que para su creación no solo se necesitará construir dos murallas de entre 144 y 133 metros de altura, sino también dos grandes lagos que modificarán para siempre el paisaje del área. En ese momento a través de la Corporación Andina de Fomento (CAF) se destinaron 40 millones de pesos para solventar los estudios geológicos y geofísico de las propuestas. Faltando tres meses para cumplir el plazo, de un año y medio fijado para las mediciones, ya se resolvió incrementar en otros 8 millones de pesos los recursos para profundizar las mediciones finales de ambas represas. Esos estudios estarán terminados a principios de mayo y son los que llenan de esperanza al gobierno neuquino, ya que cada una de estas represas gemelas demandará no sólo una inversión cercana a los 1.100 millones de dólares, sino que también generarán miles de nuevos puestos de trabajo. Más potencia que Chihuido Las represas gemelas de la cuenca media del Neuquén cuentan con un potencial de generación anual superior a Chihuido I. Es que mientras la obra ya adjudicada al grupo Eurnekian posee una potencia nominal de 637 MW, y 1.750GWh de generación anual, La Invernada y Cerro Rayoso plantean una potencia inmediata de 560 MW pero una generación anual de 1.900 GWh, cada una. Esto se debe a que ambas presas se ubican aguas arriba de Chihuido I, a unos 75 y 145 kilómetros, por lo que la obra ya licitada funcionará como presa compensadora. “La gran ventaja de estos proyectos es que son puramente de generación porque Chihuido I les hace de compensador”, indicó Sapag y destacó que “por las características del río Neuquén Chihuido I nunca podrá generar al cien por ciento porque tiene que controlar el curso de un río tan cambiante como es el Neuquén”. Ambas represas, al igual que Chihuido I, buscan controlar al indomable río Neuquén que en la última década tuvo dos grandes crecidas que pusieron el jaque a todo el Alto Valle. Hasta 2006 y 2008 se creía que la crecida máxima del río era de 14.000 m³/s. Pero tras ambos episodios se redeterminó el cálculo que actualmente fija esa máxima crecida en 25.000 m3/s. Paralelamente los proyectos en ciernes buscan embalsar el agua por sobre Portezuelo Grande para revertir la caída de la producción de energía que desde 2009 nunca más volvió a los 14.000 GWh y que de momento se ubica apenas en el orden de los 6.000 GWh. Precisamente hoy, en plena sequía, Portezuelo Grande se encuentra a apenas un metro de salir del régimen de generación de energía, algo que si bien se cree que no sucederá, tanto Nicola como Sapag destacan que podría evitarse con la construcción de las represas en la cuenca media. Energía “firme” El ministro de Energía destacó que “el país necesita siempre un balance entre las diferentes fuentes de energía y ésta es energía firme, porque a la par de los parques eólicos, por ejemplo, se necesitan otras fuentes para cuando no hay viento”. Nicola destacó que “estos proyectos son energía firme, de generación casi inmediata”. Y si bien reconoció que “construir una represa toma cinco años contra una central térmica que en un año está en producción”, advirtió que “ante un pico de demanda una represa como estas puede aumentar su generación en solo 3 minutos, mientras que una central térmica necesita 45 minutos”. Y agregó que “esperemos que Nación avance con estas represas, nosotros estamos contentos de poder nuevamente brindar desde Neuquén dos buenas propuestas y con tanto potencial”. Las gemelas de la cuenca media Generación: ambas tienen un potencial de 1.900 GWh/año Potencia: son apodadas como gemelas porque tendrán turbinas por 560 MW Grandes Saltos: en el caso de Cerro Rayoso será de 133 metros y en La Invernada se proyecta que alcance los 144 metros. Las cotas: en el caso de La Invernada, ubicada a 70 kilómetros al noroeste de su gemela, será de 1.014 metros msnm. En tanto que en Cerro Rayoso la cota será de 820 msnm. Caudal medio: son similares, de 226 m³/s para La Invernada y de 242 m³/s para Cerro Rayoso Grandes embalses: la Invernada haría que quienes viajen de El Cholar a Chos Malal lo hagan bordeando el lago Inicialmente se analizó la posibilidad de cuatro desarrollos aguas arriba del proyecto Chihuido I. Sólo dos prosperaron tras los estudios técnicos. “Son dos proyectos de generación pura, a diferencia de Chihuido I que sería su compensador, y es por eso que el potencial es mayor”, aseguró Elías Sapag, presidente de la empresa provincial Emhidro. “El desafío del país es usar lo más posible las energías renovables como el agua, que nos permiten ahorrar combustibles”, destacó Alejandro Nicola, ministro de Energía y Recursos Naturales. En números 1.100 millones de dólares se estima que demandará, en promedio, la construcción de cada una de las nuevas represas sobre la cuenca media. 4.500 MW es la potencia que actualmente tiene la región Comahue entre todas sus represas de los ríos Limay y Neuquén. 2.000 MW de potencia permitirían incorporar al sistema eléctrico nacional las dos represas recientemente proyectadas sobre el río Neuquén, junto a la obra de Chihuido I. www.rionegro.com.ar