LA TECNOLOGÍA QUE ENFRIARÍA CON ENERGÍA SOLAR Y HARÍA PRESCINDIR DEL AIRE ACONDICIONADO

Clarin_miente

A través de una película de polímero/aluminio mantiene fresco su alrededor al absorber el calor del aire dentro de la caja. El julio pasado fue el mes más caluroso que la humanidad haya conocido. Es sabido que, con las altas temperaturas, son los habitantes de las ciudades los que más las sufren. Desde los EE.UU. llegaron buenas noticias en este sentido, ya que ingenieros diseñaron un nuevo sistema que puede ayudar a enfriar edificios en áreas metropolitanas sin consumir electricidad y prescindir del aire acondicionado.

El mismo, descrito en la revista Nature Sustainability, consta de un material especial, una película de polímero/aluminio que se instala dentro de una caja en la parte inferior de un “refugio” solar especialmente diseñado. La película ayuda a mantener sus alrededores frescos al absorber el calor del aire dentro de la caja y transmitir esa energía al exterior.

El refugio tiene un doble propósito, ayudando a bloquear la luz solar entrante, al tiempo que irradia radiación térmica emitida desde la película hacia el cielo.

“El polímero se mantiene frío ya que disipa el calor a través de la radiación térmica, y luego puede enfriar el medio ambiente, explicó el coautor Lyu Zhou, candidato a doctorado en ingeniería eléctrica en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Buffalo. Esto se llama enfriamiento radiativo o pasivo, y es muy interesante porque no consume electricidad, no necesitará una batería u otra fuente de electricidad para realizar el enfriamiento”.

“Una de las innovaciones de nuestro sistema es la capacidad de dirigir deliberadamente las emisiones térmicas hacia el cielo”, añadió el investigador principal Qiaoqiang Gan. “Normalmente, las emisiones térmicas viajan en todas las direcciones. Hemos encontrado una manera de transmitir las emisiones en una dirección estrecha. Esto permite que el sistema sea más efectivo en entornos urbanos, donde hay edificios altos en todos los lados. Usamos materiales de bajo costo disponibles comercialmente y descubren que funcionan muy bien”, estimó.

En conjunto, el sistema de refugio y caja diseñado por los ingenieros mide 45,72 centímetros, 25,4 centímetros de largo y de ancho. Para enfriar un edificio, se tendrían que instalar numerosas unidades del sistema para cubrir un techo.

El estudio fue una colaboración internacional entre el grupo de Gan en la UB, el grupo de Boon Ooi en la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah (KAUST) en Arabia Saudita, y el grupo de Zongfu Yu en la Universidad de Wisconsin-Madison.

El nuevo sistema de enfriamiento pasivo aborda un problema importante en el campo: cómo puede funcionar el enfriamiento radiativo durante el día y en áreas urbanas abarrotadas.

Durante la noche, el enfriamiento radiativo es fácil porque no hay entrada solar, por lo que las emisiones térmicas simplemente se apagan. Pero el enfriamiento durante el día es un desafío porque el sol está brillando. En esta situación, necesita encontrar estrategias para evitar que los tejados se calienten. También se necesita encontrar materiales emisivos que no absorban la energía solar. “Nuestro sistema aborda estos desafíos”, estimaron.

www.clarin.com