LA ENERGÍA ELÉCTRICA, CLAVE EN LA SUBA DE LOS COSTOS METALÚRGICOS

Según un informe de la cámara que agrupa a las empresas del sector, ese insumo fue el que más aumentó en los últimos cuatro años, donde más que duplicó la escalada de la inflación.

La actividad metalúrgica fue una de las más golpeadas por la recesión económica. En noviembre pasado alcanzó diecinueve meses consecutivos de contracción, según los últimos datos informados en diciembre por la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA). «En noviembre de 2019 la producción presentó una disminución de 7,1% interanual, manteniendo una caída constante a lo largo de los últimos meses. De esta manera acumula, en lo que va del año, una variación promedio de -7,6% en relación al mismo período del año anterior», señala el informe difundido el mes pasado.

Dentro de ese panorama desolador, la constante suba de los costos no hizo otra cosa que agravar el problema. En esa suba, que fue de 51,1% en 2019 según el Índice de Costos Metalúrgicos (ICM) que realiza trimestralmente Adimra, el valor de la energía eléctrica se destaca por encima de los demás: fue del 776% en cuatro años, mientras que los precios al consumidor durante este periodo se incrementaron 302%.

Durante el año 2019 el costo de la Energía aumentó un 46,0%, explicado principalmente por los incrementos durante el primer trimestre del año (32,0%). En este caso y como consecuencia del freno que debió ponerle el Gobierno anterior a los tarifazos, la suba de ese insumo quedó excepcionalmente por debajo de la inflación. Sin embargo, la Energía eléctrica lideró los aumentos en los costos metalúrgicos en los últimos cuatro años.

En 2019, el aumento de los costos a nivel general, de 51,1%, fue semejante al incremento del índice de Precios al Consumidor (IPC) cuya variación fue del 53,8%. El índice contempla la evolución de los precios de los insumos utilizados para la producción, energía, mano de obra, servicios logísticos y financieros.

“El Índice de Costos Metalúrgicos refleja el aumento que tuvo la energía eléctrica en el transcurso de los últimos cuatro años y la necesidad de contar con regímenes específicos para aquellas empresas PyMEs que son usuarios intensivos de la energía eléctrica”, aclaró Orlando Castellani, presidente de ADIMRA.

El presidente de ADIMRA agregó que la agenda en materia energética debe garantizar que ninguna empresa tenga que apagar sus máquinas porque no puede hacer frente a los incrementos que se realizaron en los últimos años, pero también deben impulsarse programas para que las empresas utilicen la energía de una manera cada vez más eficiente.

Rubro por rubro, el mayor incremento en 2019 se dio en los Insumos básicos ferrosos (59,2%) y en los insumos básicos no ferrosos (54,4%). Asimismo, entre los rubros metalúrgicos, los sectores de Carrocerías y remolques y Maquinaria agrícola presentaron aumentos por encima del promedio (54,7% y 54,2%, respectivamente). El resto de los rubros presentaron aumentos que van entre el 47% y 41%.

“Desde ADIMRA trabajaremos con el Gobierno Nacional para mejorar la competitividad de nuestras empresas y que logremos potenciar la producción nacional para generar más y mejores puestos de trabajo”, manifestó Castellani.

www.cronista.com