ENERGÍAS RENOVABLES: HAY AL MENOS 15 PROYECTOS EÓLICOS «LISTOS PARA CONSTRUIR»

Son iniciativas en las que se midió la intensidad de los vientos y cuentan con los permisos necesarios para convencer a los inversores. Los proyectos de energías renovables en el país tuvieron un desarrollo lento en la última década, en especial porque las condiciones regulatorias y económicas no terminaron de convencer a los inversores. Pese a la demora en la llegada de los desembolsos, distintas compañías o grupos de investigación le dedicaron una parte de su tiempo a hacer una tarea silenciosa, pero fundamental: medir la intensidad de los vientos en ciertas regiones y certificar esos estudios, que son el paso inicial para que en el futuro se instalen proyectos concretos de energía eólica capaces de volcar la electricidad limpia al mercado.

Según un estudio de Saesa, una empresa comercializadora de energía, hay al menos 15 proyectos de parques eólicos listos para ser construidos. Esas iniciativas representan unos 900 megawatts (MW). Para poner una referencia, hace aproximadamente 10 días el Gobierno lanzó una licitación para sumar 1000 MW de energías renovables al sistema, con lo que espera darle un impulso fundamental a esa clase de recursos.

Juan Bosch, gerente general de la empresa, explicó el significado de «proyecto ready to build» en materia de energía eólica. «Son iniciativas con el recurso medido, permiso de conexión a la red y estudio de impacto ambiental», sostuvo.

Saesa también registró la existencia de otros 17 proyectos por casi 1000 MW adicionales con procesos de aprobación avanzados, y se encontraron más de 40 emprendimientos adicionales cuyo desarrollo es aún incipiente.

En total, todas las iniciativas de medición del viento relevadas suman 70 proyectos encontrados hasta el momento involucraría unos 7000 MW.

Los proyectos más avanzados se encuentran en Buenos Aires, Chubut, Córdoba, La Pampa, La Rioja, Neuquén y Santa Cruz.

Hace 10 días, el Gobierno lanzó el Plan Nacional de Energías Renovables (RenovAr), que contempla instalar unos 1000 MW de recursos eólicos y solares, entre otros, con lo que más que se duplicaría la oferta actual de esa clase de electricidad. Según los números oficiales, el plan podría atraer inversiones privadas por hasta US$ 2000 millones en la primera etapa. Para eso, les dio garantías a los inversores como nunca antes.

Semanas antes incluso, la norteamericana Dow, que en el país tiene un importante negocio petroquímico en Bahía Blanca, sorprendió a todos cuando anunció que estudiaba invertir junto a la local Invap US$ 123 millones en Cerro Policía hasta 65 MW. Según los estudios preliminares, el potencial de esa zona supera los 300 MW, por lo que podría recibir desembolsos por US$ 800 millones.

Las energías limpias encierran otros negocios, además de la producción de electricidad específicamente. Días atrás, por caso, Genneia, la mayor compañía del rubro en el país, le vendió 70.000 bonos de carbono a Natura, una empresa brasileña de belleza y cuidado personal, por $ 4 millones. El mecanismo puede definirse de manera sencilla: los proyectos eólicos producen energía sin emitir dióxido de carbono, por lo que tienen un saldo a favor en términos de «amistad con el medio ambiente» que puede ser vendido a otras compañías. Es algo muy usado en Europa.

«Entre 2007 y 2013 redujimos un tercio el impacto ambiental de nuestra actividad, y queremos reducir otro tercio de cara a 2020», explicó Diego de Leone, gerente general de Natura Argentina, que tiene hasta la remuneración variable de sus ejecutivos atada a la sustentabilidad de sus negocios. «Cuando comenzamos a evaluar proyectos locales para neutralizar nuestras emisiones en el país, el Parque Eólico Rawson representó la mejor opción porque nos permitía no sólo apoyar un sector clave para el desarrollo sustentable del país, sino acompañar a Genneia en esta primera certificación que puede abrir un nuevo campo de inversiones».

El ejecutivo consideró, también, que en el futuro otras empresas seguirá el mismo camino.

Fuente: www.lanacion.com.ar