ELECTRICIDAD CON MARCA NUEVA

El fondo que compró los activos de Duke Energy creó la sociedad Orazul, que ya maneja la central térmica Alto Valle y el complejo Cerros Colorados. La Central Térmica Alto Valle y el complejo Cerros Colorados tienen nuevo dueño. Desde hace algunas semanas, la empresa Orazul Energy, una subsidiaria del fondo de inversión I Squared Capital, conformado por varios ex Morgan Stanley. Los carteles con la nueva marca pueden verse desde hace varios días en la central ubicada sobre el río Neuquén, manejada en las últimas décadas por la estadounidense Duke Energy. La firma decidió el año pasado como parte de una estrategia global desprenderse de todos sus activos en América Latina, entre los cuales se contaron los neuquinos. A mediados de enero, la sociedad decidió en asamblea extraordinaria modificar la denominación social de la compañía. Por un lado, creó Orazul Generating SA para Alto Valle y por el otro Orazul Cerros Colorados SA para el complejo hidroeléctrico. También inscribió una tercera sociedad, Orazul Energy Southern Cone SRL, que se dedicaría a negocios comerciales. Según consta en los avisos de asambleas publicados en el Boletín Oficial, Mariana Schoua seguirá en su cargo de gerenta general del holding. Desde 2012 ocupaba esa posición cuando los activos pertenecían a Duke Energy. A través de una operación que superó los 1.200 millones de dólares, Orazul se quedó con activos de generación eléctrica en Argentina, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala y Perú. En el país, la firma se quedó con activos de generación en Neuquén por un total de 576 megawatts (MW) de capacidad instalada, conformados por la central hidroeléctrica Planicie Banderita, del Complejo Cerros Colorados y la central térmica Alto Valle. “La empresa es propietaria de licencias para comercializar energía eléctrica y gas natural en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) y en el Mercado Mayorista de Gas Natural respectivamente”, informa la compañía en su página web. La firma cuenta entre sus socios con la cooperativa CALF, que posee el 6,5% de las acciones del complejo Cerros Colorados, participación que estaría dispuesta a vender para hacerse de fondos líquidos. La concesión de las centrales hidroeléctricas vence en 2023. Aunque aún falta para su renovación, no son pocas las veces que pretenden que esos activos vuelvan a manos del Estado. www.rionegro.com.ar