EL RETO DE CONVERTIR EN INCENTIVO LA TRASFORMACIÓN HACIA UNA ENERGÍA ALTERNATIVA

El debate sobre las nuevas y sustentables fuentes de energía cerró el evento. Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables, y Nicolás Jerkovic, director del Comité de Sostenibilidad de IAIA, comentaron las acciones y los casos de éxito locales. Lo que falta.

El reto de convertir en incentivo la transformación hacia una energía alternativa

Durante el 12° Foro de Desarrollo Sustentable, que tuvo lugar el 31 de mayo en la sala Ceibo del predio ferial de La Rural, se organizó un panel, que se dedicó a la temática de las energías limpias. En la actualidad, tanto el sector público como el privado piensan cuál es la mejor forma de llevar adelante la transición energética en el país.

Bajo la moderación de la editora de Clase Ejecutiva Andrea del Rio, tanto Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) como Nicolás Jerkovic, Director del Cómite de Sostenibilidad del Instituto de Auditores Internos de Argentina (IAIA) pensaron en los desafíos y oportunidades que trae llevar adelante el camino de la transformación hacia las energías renovables en Argentina.

«La descentralización de la matriz eléctrica y la diversificación de fuentes básicamente con renovables es un proceso que va a consolidarse con o sin la intervención de la cámara. El rol de la Cámara es lograr que ese proceso se produzca lo más rápido, barato y eficientemente posible», dijo Álvarez.

Por otro lado, en el marco del evento, el referente de CADER comentó que Argentina, en la actualidad, es el tercer país de la región en términos de matriz eléctrica, mientras que, en diciembre de 2015, por ejemplo, en una de las energías renovables, la energía solar fotovoltaica estaba en el puesto quince, detrás de Nicaragua, Panamá y República Dominicana. Luego, agregó: «economías muy pequeñas habían hecho el esfuerzo de la transición antes que Argentina. La buena noticia es que el nuevo marco regulatorio hace que la inversión privada y los contratos a largo plazo se hayan dado. No obstante, hay que trabajar más para que todo esto sea un cambio de paradigma y no solo un cambio asociado a una coyuntura determinada».

Traducir los incentivos

Según Álvarez, el mayordesafío para los Estados es cómo traducir en incentivos para los ciudadanos y las empresas la cuestión de afrontar la transformación hacia energías renovables, «Es necesario que los incentivos se traduzcan en ahorro. Ese cambio no debe quedarse en el romanticismo del voluntarismo, sino que económicamente deben ser atractivas para la sociedad. El Estado, generando con renovables, diversifica, descentraliza, genera más empleo, hace la matriz más segura, baja las emisiones, y, además, es más barato», aseguró Álvarez. Y agregó: «Nuestra economía no tendrá viabilidad para exportar lo que sea que produzcamos si no mejoramos en cuestiones energéticas».

Por su parte, el Director del Comité de Sostenibilidad del Instituto de Auditores Internos de Argentina, se refería al rol de auditor frente a la novedad normativa de que para el 2025 el 20% del consumo eléctrico corresponda a energías renovables. Jerkovic desarrolló: «en relación a lo que tiene que ver con energías renovables, en Argentina puntualmente, el cambio en la legislación implica nuevos desafíos para las empresas en términos de cumplimiento. Ahí, el rol que tenemos como auditor externo es asegurar ese cumplimiento normativo, y la eficacia y eficiencia de las operaciones».

Luego, Jerkovic continuó con su exposición y comentó:»desde el punto de vista de los modelos de negocio de una empresa, la estrategia que lleve a cabo en lo que a energías renovables refiere puede afectar sus costos de manera significativa y ahí también surgen oportunidades de generar ventajas competitivas frente a otras compañías. Por lo tanto, aquí el auditor interno tiene la posibilidad de generar valor».

Horizonte en el país

Otro de los aspectos planteados en el panel por Marcelo Álvarez tuvo que ver con el rol de Estado en Argentina y de la sociedad. «Su desafío es cómo arbitrar las medidas para que la inversión privada vaya en la dirección correcta. En lo que tiene que ver con contratos a largo plazo el actual Estado se ha mostrado eficiente en dos grandes logros: firmar muchos contratos a largo plazo a veinte años y bajar drásticamente el precio del megavatio hora de la energía renovable en Argentina, lo que tiene que ver con la curva de aprendizaje global», explicó el orador.

El invitado continuó con la línea de su argumento y señaló: «Lo que la sociedad debe analizar es cómo quiere desarrollarse, ver cómo son las tecnologías que le dan sostenibilidad a la matriz tanto en el mediano como en el largo plazo, pero también la rentabilidad y los beneficios en términos económicos».

Diálogos internacionales

Para Marcelo Álvarez, adoptar para el cumplimiento de la ley, energía renovable en sus propias plantas o comprándole a privados, sean o no grandes usuarios, es algo que dos años atrás le preocupaba a la industria y hoy se ve como una gran oportunidad de bajar costos. «Bienvenido el proceso de aprendizaje de todo el sector, de las auditorías y los desarrolladores porque antes era visto con escepticismo, creyendo que se imponía algo que quitaba competitividad y hoy, por el contrario, se entiende que las energías renovables suman competitividad. El acuerdo de Paris ya no era suficiente, pero incumplirlo, tal como decidió el gobierno de Trump, es una catástrofe. No estamos viendo la dimensión del problema y no se están tomando las medidas de prevención necesarias. Las consecuencias que eso está teniendo, no en el futuro, sino hoy, en las poblaciones vulnerables se pronuncian mientras otros seguimos discutiendo estos temas en los foros», enfatizó el referente de CADER.

A modo de conclusión, durante el panel de Energías Limpias, el Director del Cómite de Sostenibilidad del Instituto de Auditores Internos de Argentina se refirió a la decisión de la presidencia argentina del G20 de abordar la temática de manera desdoblada: por un lado, se trabaja en las transiciones energéticas y por otro lado distinto, en sustentabilidad climática. «Este cambio en los grupos de trabajo nos permite trabajar sobre dos temáticas específicas dentro de la sustentabilidad. Todo lo que es eficiencia energética y energías renovables, los riesgos y oportunidades vinculados a eso se trabajan en un grupo. Además, entender que decisiones están tomando las empresas de cara al futuro y las tendencias que se están viendo en los mercados».

www.cronista.com