EL FUERTE VIENTO CAUSÓ PROBLEMAS EN NEUQUÉN

Intensas ráfagas en la capital y la zona centro de la provincia provocaron algunas voladuras de techos y toldos de comercios y cortes de luz por postes y árboles caídos.

Árboles y postes de teléfono y alumbrado público caídos y la voladura de un par de techos y toldos de comercios fue el saldo que dejó el viento que azotó la tarde de ayer esta ciudad.

Las ráfagas, que alcanzaron su máxima virulencia alrededor de las 17, llegaron a los 80 kilómetros por hora.

El otro efecto que causó fue el que sufrió la gran mayoría de los vecinos: la tierra que levantó y obligó a cerrar puertas y ventanas y exigió el máximo de precaución a los automovilistas, particularmente los que circulaban por las rutas.

«Los inconvenientes por atender los reclamos sobre los árboles y postes que cayeron y la voladura de un techo. Otras tareas consistieron en controlar algunos toldos de comercios céntricos, pero en estos últimos casos se trató de cuestiones menores», dijo Raúl Ricard, responsable de Defensa Civil de esta ciudad capital.

El máximo de velocidad del viento se registró, según informaron las oficinas de meteorología, entre las 15 y las 16. Y las ráfagas se hicieron notar con mayor énfasis en la zona de bardas y despobladas de la ciudad.

Las asistencias por voladuras de techo se llevaron a cabo en el barrio Valentina Sur, pero no hubo que lamentar ningún problema para las personas, según se reportó de la oficina municipal.

Los equipos de Defensa Civil estuvieron alerta porque se había pronosticado el fenómeno del viento. Se aclaró que se mantendrían atentos a que lo pudiera ocurrir en horas de la noche pero, de acuerdo a los informes, no esperaban que siguiera azotando con la misma intensidad.

Un temporal de viento con intensidad inferior a lo esperado se abatió sobre esta ciudad y el centro de la provincia. Las ráfagas alcanzaron los 90 kilómetros por horas y la intensidad se mantuvo estable entre 50 y 60 kilómetros, que sin embargo no generaron mayores inconvenientes

De todas formas, desde Defensa Civil mantenían el estado de alerta porque temían que anoche, al cierre de esta edición, se incremente la velocidad del viento.

En las rutas hubo algunos problemas de visibilidad por la tierra en suspensión.

El suministro eléctrico no se interrumpió, como sucede habitualmente en estos temporales, y no fue necesaria la intervención del personal de Defensa Civil para asistir por caída de árboles o voladuras de techos. Desde el Distrito Escolar se informó que las escuelas iban a permanecer abiertas pero no se computaban las faltas de los alumnos por lo cual la asistencia a clases quedaba a criterio de los padres.

Fuente: www.rionegro.com.ar