EL FRíO IMPULSÓ LA DEMANDA DE ENERGÍA EN JUNIO

Según un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec) la demanda del servicio subió un 4,9% interanual en junio. La explicación, una vez más, se debió a las bajísimas temperaturas registradas durante el período relevado.

De acuerdo a la entidad, el consumo de la luz fue récord para un mes de junio y se situó entre los 10 meses más altos de la historia. En la medición de mes a mes, el alza fue del 4,0 por ciento.

En la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, los usuarios consumieron un 7% más en junio en comparación al mismo período del pasado. Son zonas donde el precio del servicio, gestionado por Edesur y Edenor, estuvo congelado por 15 años. Desde febrero, se aplicó un incremento de 400%, que en términos reales superó el 1000 por ciento en algunos casos. Pese a los incrementos, el frío y las costumbres sobre la utilización de la energía no fomentó el ahorro de energía en los hogares.

Ahora bien, el aumento en el consumo se mantuvo alto también a lo largo de todo el territorio nacional. En varias provincias se superó el promedio de la zona metropolitana, como Salta (17 %), Misiones (16%), Santiago del Estero (13%), Tucumán (12%), Corrientes (11%), Entre Ríos, Formosa y Jujuy (8%).

Por su lado, Córdoba y Chaco consumieron un 7% más de luz, en niveles similares a los de Buenos Aires. Hubo menos consumo en algunas zonas del interior de la provincia de Buenos Aires (7% en la concesión de Edesur), Mendoza y Chubut (4%), y Río Negro (3%).

La demanda total del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) durante el sexto mes del año fue de 11.809,8 gigavatios por hora (Gwh).

«El crecimiento interanual de la demanda del primer semestre (de 2016) se ubica en un 3,5 por ciento», señaló el informe y explicó que «la temperatura media de junio fue de 10,6 grados centígrados, mientras que en el mismo mes del año anterior fue 13,5 grados centígrados».

La principal fuente de energía en junio fue la térmica, con el 65,15%, mientras que el aporte hidroeléctrico fue del 25,77% de la demanda y el nuclear del 5,62 por ciento.

Por su parte, las fuentes alternativas (eólicas y fotovoltaicas) aumentaron su producción al 0,32% del total, en tanto que la importación representó un 3,11% de la demanda, dijo Fundelec.

El Gobierno argentino elevó las tarifas y eliminó parcialmente los subsidios a los precios de electricidad, gas y agua, lo que provocó fuertes críticas, demandas judiciales y protestas que surgieron de parte de la población, la oposición y especialistas del rubro energético.