DECLARACIÓN DE FACE 93º DÍA INTERNACIONAL DE LAS COOPERATIVAS

Un día, todos los días. Las cooperativas en general, y las de servicios públicos en particular, contribuyen al desarrollo económico social y a una mejor calidad de vida de las comunidades. Desde 1926, cuando se fundó la primera cooperativa eléctrica del país, nuestras entidades dan testimonios concretos, con hechos reales, con prestaciones tangibles, de su compromiso principista con el desarrollo de sus comunidades.

La historia de nuestro sector muestra con claridad cómo las cooperativas promueven el crecimiento económico y el desarrollo social dando respuestas a las necesidades que surgen en los pueblos a través de la prestación de múltiples servicios.

Sobre esa base, y en este Día Internacional de las Cooperativas, vale reflexionar acerca de nuestro quehacer cotidiano.  Un esfuerzo especial debe destinarse a crear conciencia sobre los valores del cooperativismo que ha demostrado ser un modelo empresarial de la economía social viable en todo contexto, que puede prosperar incluso en épocas difíciles.

Debemos hacer conocer a los gobiernos nacional, provinciales y municipales la importancia de nuestro aporte y solicitar que respalden la contribución especial, cuantitativa y cualitativa, que el movimiento cooperativo hace a la economía nacional y a las economías regionales, así como a la sociedad en su conjunto. Esto cobra mayor relevancia en este momento, cuando se está debatiendo una adecuación o modificación de la ley que rige nuestra actividad, para lo cual ha sido convocado todo el sector para dar su opinión. FACE no sólo participó de foros en distintos puntos del país sino que, al cabo de un proceso de discusión interna, realizó un documento con un pormenorizado análisis del anteproyecto y fijó su posición institucional.

Las cooperativas son herramientas de colaboración mutua en las que se está al servicio del asociado y no del lucro, las cuales propende a generar beneficios para todos sus integrantes y con la participación de todos. Cualquier hombre, mujer, viejo o joven puede ser parte de una cooperativa y participar en ella sin restricciones. El principio fundamental de «un asociado, un voto» establece el pie de equidad en el reparto de derechos internos en las cooperativas y nos honra cumplirlo cabalmente.

La solidaridad, además de ser promovida, tiene que ser ejercida. Así lo entendemos los cooperativistas nucleados en FACE y por ello, citando ejemplos recientes, hemos aportado nuestra colaboración a comunidades de nuestro país que sufrieron fenómenos meteorológicos (inundaciones, tormentas, etcétera), tendiendo una mano en el momento que más se necesita.

Asegurar la transmisión de nuestros valores hacia las nuevas generaciones es esencial para el futuro del movimiento. Por ello, mantenemos como uno de los ejes centrales de la estrategia de nuestra federación, el trabajo con los jóvenes, promoviendo la formación de centros juveniles en todo el país, apoyando su participación a nivel nacional y brindando capacitación específica para aquellos que quieren involucrarse en el accionar cooperativista.

La apuesta es a la visibilidad del sector en los próximos 10 años, teniendo en cuenta los cambios tecnológicos, sociales y culturales que están ocurriendo y que imponen nuevos desafíos. El cooperativismo tiene que estar a la altura de las nuevas demandas sociales para seguir incorporado a la vida diaria de millones de personas en todo el mundo. Si logramos que ello ocurra estaremos mejorando nuestras instituciones y la calidad de vida de nuestras comunidades.

En eso estamos, todo el año, los 365 días, pero particularmente en este 93º Día Internacional de las Cooperativas.

FACE Coop. Ltda.
Buenos Aires, 3 de julio de 2015