COOPERATIVAS DE ELECTRICIDAD DE LA PATAGONIA UNIFICAN POSICIÓN REGIONAL FRENTE A LA NACIÓN

«Tarifa social», «conexiones clandestinas» y «crisis gasífera de la región patagónica», fueron los temas que trataron cooperativas de electricidad de la región en un encuentro convocado por la Federación de Cooperativas de Servicios Esenciales  de Neuquén y Río Negro (Fecoes).

De la reunión participó el consejero Luís Drube en representación de CALF y se llevó a cabo el pasado viernes 19 de febrero, en instalaciones de la Cooperativa de Electricidad de Bariloche.

En el cónclave participaron también los miembros de la Federación distribuidores de energía de las provincias de Tierra del Fuego y Chubut.

Los referentes cooperativistas se reunieron con el objetivo fundamental de analizar el régimen de “Tarifa Social”, “conexiones clandestinas” y “crisis gasífera de la región patagónica”, frente al incremento tarifario dispuesto por Resolución Nº 06/2016, del Ministerio de Energía y Minería de la República Argentina.

En la reunión, primo la idea de generar propuestas que unifiquen una posición regional frente a los organismos y empresas regionales y nacionales implicadas en esta temática que sacude a las cooperativas prestadoras de servicios públicos.

Como resultado del mismo se acordó entre los participantes de la FECOES que la Cooperativa de Electricidad Bariloche traslade el temario acordado al gobernador de la provincia de Río Negro, Alberto Weretilnek y lo propio haga la Cooperativa de Cutral Có ante el Gobernador Omar Gutiérrez; para luego ser analizado en otro encuentro en el Alto Valle con ambos mandatarios y las autoridades de la FECOES.

Los ejes del encuentro entre ambos mandatarios y FECOES se enfocan en la Resolución 06/2016 del Ministerio de Energía y Minería de Nación, de la cual se desprende uno de los temas por demás importantes como es la “Tarifa Social”, en donde, según el régimen general vigente en todo el país establece que son beneficiarios de la misma aquellos usuarios que consuman hasta 150kW/m.

Los representantes cooperativistas consideraron que este es un valor de consumo extremadamente limitante para la región patagónica, dado que la norma, que por ejemplo alcanza a un 25% aproximadamente en la zona del Gran Buenos Aires, sólo beneficia a menos del 5% de vecinos en nuestra área región. Esta problemática se agudiza ante la crisis gasífera que obliga a suplir la falta de gas por electricidad, es decir, los vecinos utilizan la energía eléctrica también para calefaccionarse. Idéntica situación se presenta frente al denominado “estímulo de ahorro”, dado que la necesidad impide decrecer el consumo por razones climáticas.

Se agregan también los avances negativos sobre el “valor agregado de distribución” (VAD), las “conexiones clandestinas” que son críticas en el actual escenario de costo del kW subsidiado, y se agravarán dado que un mayor costo del mismo servirá como estímulo (negativo) ante ejemplos de barrios que reciben el servicio sin pagar.

Por último, se solicitará darle tratamiento al tema de la adaptación normativa dado que la definición ministerial bajo análisis no cuenta con un estudio de las distintas regiones del país, ni con el acabado conocimiento que cada cooperativa tiene de su territorio.

En virtud de ello se advierte como más conveniente que sean las cooperativas, bajo criterios políticos acordados con los Gobiernos, las que determinen quienes son los beneficiarios de la “Tarifa Social”, y den lugar luego a las correspondientes auditorías que justifiquen los criterios de aplicación de los parámetros acordados.