Conductas que ahorran energía y alegran al bolsillo

El ahorro y el uso eficiente de la energía es la principal herramienta que tiene el consumidor para minimizar  el costo del precio de la electricidad.

Si realmente se quiere maximizar el recurso y evitar pérdidas de energía innecesarias pero que se reflejan en la factura con el consumo total se recomiendan incorporar a los hábitos diarios algunas de las siguientes conductas.

  • Apagar las luces y equipos mientras no sean utilizados.
  • Es importante poder realizar el mayor número de actividades con iluminación solar.

 

  • Con respecto a las heladeras, las partes traseras deben estar separadas de las paredes por al menos 20 centímetros y conservarse limpias y ventiladas ya que en malas condiciones consumen hasta 15% más.
  • Para evitar pérdidas de frío compruebe que los burletes de las puertas estén en buenas condiciones y mantenga una temperatura de 6 grados en el compartimento de refrigeración y de -18 grados en el de congelación.
  • Respecto de los lavarropas, la mayor parte de la energía que usan esos artefactos se utiliza para calentar el agua, por lo cual recomendó lavar con los programas de agua fría.
  • Intente que trabaje siempre a plena carga. Use sólo el jabón necesario pues su exceso produce mucha espuma y hace que el motor trabaje de más.
  • Con respecto a las computadoras, que se encuentran entre los diez equipos que más consumen en el hogar, apague el monitor si no va a utilizarla por cierto tiempo.
  • Los televisores y equipos que se encuentran con la luz prendida -que indica que está listo para el encendido- consumen energía, por lo cual, si bien parece «insignificante», representa entre el 5 y el 16 por ciento del consumo general del hogar.