COLAPSÓ LA DISTRIBUCIÓN EN BUENOS AIRES

Alta demanda de energía por calor hizo colapsar redes. El ministro Aranguren señaló que la generación fue suficiente para abastecer el mercado, pero en muchos lugares el sistema de distribución no soportó y hubo cortes en varias ciudades.

La persistencia de altas temperaturas impulsó una fuerte demanda de energía eléctrica, que a alrededor de las 15 alcanzó un máximo de 23.727 megavatios y se ubicó a apenas 307 megavatios del récord histórico de 24.034 MW registrado el 20 de enero de 2014, y derivó en que más de 75.000 usuarios sufrieran cortes de suministro, principalmente en la Capital y Gran Buenos Aires, aunque la región también sufrió inconvenientes. (Ver página 10)

Durante la tarde la curva de demanda energética declinó, aunque se elevó por la noche como es usual. Pese a que el sistema de generación (térmica, hidráulica, nuclear) respondió a tal demanda, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, señaló que «el problema está en el sistema de distribución», afectado por las altas temperaturas y la insuficiencia de inversiones en el mantenimiento de las redes, lo que provocó que, a las 18, casi 56.238 usuarios de Edesur y Edenor estuvieran sin suministro.

Las zonas del Área Metropolitana de Buenos Aires más afectadas por los cortes fueron Villa Ballester, Virrey del Pino, San Justo, José C. Paz, Remedios de Escalada, Villa Domínico, Quilmes Oeste, Lanús Oeste, Burzaco, Palermo, Colegiales, San Nicolás, Flores, Villa Lugano, Caballito y Villa Santa Rita.

Frente a esta situación, el ministro formuló declaraciones a lo largo del día en diversas radios y canales de televisión remarcando la necesidad de extremar el cuidado (uso racional) de la electricidad, para paliar los efectos negativos de los cortes, algunos de los cuales fueron de carácter preventivo, para no afectar aún mas a las redes de distribución y transformadores.

A primera hora, Aranguren anticipó un «día complejo» para la distribución de energía ante la ola de calor que afectó a buena parte del país, e instó a los usuarios a «reducir la demanda» para tratar de evitar cortes en el suministro.

Entre sus declaraciones puntualizó que «con inversiones en el sector, el verano próximo todavía vamos a tener una situación que no es la esperada, la deseada, pero vamos a estar mejor que hoy, y en el segundo verano podremos hacer frente al requerimiento de una calidad de servicio como la población espera».

De esta manera, el funcionario ratificó la declaración de «emergencia eléctrica» que el gobierno realizó hace una par de semanas, hasta al menos 2017.

En ese marco, Aranguren pidió a los usuarios «poner los termostatos de los equipos de aire acondicionado en 24 grados y mantener todas las puertas y las ventanas cerradas para lograr la máxima eficiencia».

«Si no estamos en una habitación por más de 30 minutos, ese equipo tiene que estar apagado», recomendó. «Por el momento, la capacidad de generación puede aguantar, no así la distribución», abundó. De todos modos, admitió que «es probable que en algunos de estos días» el gobierno deba importar energía «de países vecinos, Uruguay y Brasil».

Fuente: www.rionegro.com.ar