CALF SALE A LA CAZA DE UNOS MIL EVASORES ELÉCTRICOS EN NEUQUÉN

Son comercios, empresas y familias que están conectados a la red, pero que adulteran el medidor o le hacen un puente para no pagar el servicio. Los enganchados siempre fueron un problema para la cooperativa CALF. Generan millonarios consumos que la distribuidora no puede facturar. Sin embargo, no sólo las tomas o los barrios más precarios optan por colgarse del servicio. Según un informe que el organismo eléctrico hará público hoy, hay unos mil consumidores que, aunque tienen medidor, roban luz a través de distintos mecanismos. El presidente de la cooperativa, Carlos Ciapponi, adelantó que se trata de usuarios que están conectados a la red de manera formal, pero que adulteran el medidor o directamente lo “puentean”, en lo CALF califica como un fraude. “Vamos a reclamar deudas por más de un 1,2 millones de pesos”, señaló el directivo en diálogo con Canal 7. Explicó que además del monto de energía adeudado -que se calcula de forma teórica- también corresponde una multa de alto valor, aunque no aclaró de cuánto. “No son sectores carenciados. Entre los que cometen fraude hay inclusive empresas o comercios de los cuales esperamos un recupero”, señaló el presidente de la cooperativa. Si bien los casos estarán contabilizados en el informe, desde el organismo adelantaron que no harán públicos los nombres por cuestiones legales. Pero sí adelantaron que entre los que robaron electricidad se encuentran grandes compañías. “Es fraude comercial. Y los números son importantes”, destacó Ciapponi. Explicó que es una situación que le ocurre a todas las distribuidoras, aunque dio a entender que el peso de esta fuga de dinero es muy oneroso para las cuentas de CALF. Tras haber atacado de lleno las pérdidas eléctricas generadas por los enganchados a través de un convenio con la municipalidad, la cooperativa aspira ahora a atacar de lleno el tema los evasores eléctricos. Para eso, reforzarán una división de control que se conoce como Área de Disciplina de Mercado. “Vamos a profesionalizar este sector y a darles más recursos humanos y técnicos”, indicó Ciapponi. Señaló que se intentará en el mediano plazo “reducir al mínimo la situación de pérdida”. También indicó que la intención de la Cooperativa era poder hacer una nómina pública de quienes cometen este tipo de infracciones, aunque finalmente se desechó la idea. Enganchados Aunque originalmente CALF había previsto pérdidas por 12 millones de pesos para el año 2016 por energía despachada y no cobrada, el monto final podría alcanzar los 20 millones. Así lo graficó hace dos meses el secretario general de la cooperativa, Darío Lucca. “Estimamos que vamos a estar entre los 15 y 20 millones de pesos a fin de año, que es una pérdida bastante importante para la cooperativa”, remarcó y destacó que se avanza a buen ritmo en el plan de regularización de asentamientos que ya derivó en 500 nuevos socios de los 1200 que se buscan incorporar. Los números 20 son los millones de pesos que la cooperativa pierde por los enganchados. El fraude es la segunda causa del rojo. 1.200 son los socios que CALF espera incorporar con los convenios para regularizar las conexiones en las tomas. Curso de coaching: Dirigentes a las aulas La dirigencia de CALF realizó ayer un curso de coaching dictado por Manuel Colombo, Coach Organizacional y Ontológico y socio fundador de la consultora View Connection. La capacitación busca reforzar la capacidad de la primera plana de la cooperativa para conducir equipos de trabajo. “Hoy las empresas, sus directivos y organizaciones se modernizan a través de estas capacitaciones que le permiten alcanzar sus metas con eficiencia optimizando recursos humanos” señaló Carlos Ciapponi. Por su parte, Colombo explicó que busca “profesionalizar las relaciones y consolidar el trabajo en conjunto a través de un modelo de integración”. www.rionegro.com.ar